Martes, 04 Octubre 2022

El odio y su persistencia

Publicado el Domingo, 04 Septiembre 2022 12:17 Escrito por

Ni la imagen de un arma a punto de disparar a metros de la cara de una mujer pueden acallar las voces del odio. 

El odio es una emoción humana que consiste en desear causar mal a una persona, o un género de personas. Algunas de sus causas son la envidia, el resentimiento o el asco. Vamos a tomar la envidia, que nos muestra un camino al análisis que queremos expresar en este escrito.

La envidia es una emoción negativa que provoca malestar y dolor por el bien ajeno o la felicidad de los otros y se alegra del mal de los demás. Los bienes que se envidian principalmente son los que llevan consigo precio, estimación, honores, prestigio y gloria. Se puede considerar que la envidia, una vez desarrollada, pervierte el juicio más intensamente que las restantes pasiones. 

Carlos Thiebaut, filósofo español, con un vasto trabajo teórico  en cuestiones referidas a filosofía moral y política contemporánea sostiene que “los odios políticos pueden nacer de un desprecio puntual, pero se consolidan porque lo odiado se entiende como amenaza, como un peligro que, a su vez, nos odia”. El odio concluye, “ es una emoción, que puede ser manipulada y ha tenido históricamente gran poder movilizador, precisamente por las vinculaciones con el binomio identidad/alteridad. Los odios públicos buscan causar mal a un colectivo concreto y suelen ser caldos de cultivo para diversas manifestaciones, como los delitos de odio o los genocidios”.

Aquí entendemos entonces la magnitud de las repercusiones observadas días posteriores al intento de magnicidio.

Es decir, el odio ya no a Cristina persona, sino a lo que ella representa.

En la última semana se pudo ver en sentido estrictamente político que es lo que como figura política sintetiza. Un sector al que se dificulta encorsetar en viejas categorizaciones sociales: Vimos a un gran sector del gremialismo (orgánico y del otro) marchando conjuntamente con gran cantidad de mujeres militantes de todas las edades. Vimos jóvenes cuarentones que se sumaron al peronismo de la mano de Nestor y el conflicto con el campo  de 2008, ahí estaban también las organizaciones de derechos humanos, el colectivo de actores y actrices, un amplio espectro de la intelectualidad, la música y la cultura argentina. Vimos a curas villeros. y a “sueltos”, vimos mucha gente suelta, que saltea a las organizaciones y pone el cuerpo igual. Vimos a  Gobernadores, Intendentes, legisladores nacionales y comunales, que no dudaron en poner el cuerpo ante la represión de Larreta en los comienzos de la semana pasada. Todo  este colectivo el Viernes 2 de Septiembre  demostró su apoyo a la democracia.

El resto del arco  político prefirió no convalidar una supuesta “ jugada política” urdida por una mente perversa que auto fraguó el atentado para victimizar a esa detestable mujer. Algunos solo dieron mensajes escuetos y de pura formalidad. Poco a poco volvieron ( con la ayuda del andamiaje mediático) a retornar el camino de la deshumanización y el resentimiento. 

Desde la oposición se complicó dar un mensaje coordinado, lo que evidencia lo ficticio y marketinero de su discurso.

El Viernes el propio Gobernador de la Provincia Alberto Rodriguez Saá dió un mensaje a toda la provincia. Salir de la grieta y no hundirse en la disputa política nacional parece ser la estrategia. 

Volviendo a la oposición y su postura, el arco opositor sanluiseño va en la misma dirección. Claudio Poggi aún hoy 4 de Septiembre, no ha realizado ningún tipo de repudio a lo  sucedido. Qué podemos esperar de esta dirigencia si Silvia Palacios, su representante en el Tribunal de Contralor mercedino, se burló macabramente de la muerte de Verónica Bailone?. Se espera aún la palabra del concejal mercedino Andrés Forgione, cuyo único mérito reconocido es su odio y agresión constantes hacia la ex-presidenta Cristina.

El pueblo mercedino en tanto, el Sábado 3  dijo no a la violencia política. En una gran marcha se manifestó el repudio al intento de magnicidio contra la Vicepresidenta, pero siempre en estos hechos se espera una mayor presencia de  autoridades con representatividad social. La masividad de la marcha sorprendió a propios y extraños, ya que incluso las organizaciones políticas que organizaron fueron gratamente sorprendidas, lo  que pone en evidencia la necesidad de encauzar un sentir social  que no parece estar cómodo con la actual situación política.

Como vemos, a San Luis no le va a ser fácil mantenerse ajeno al devenir nacional. De eso se trata un país federal.

Visto 246 veces Modificado por última vez en Domingo, 04 Septiembre 2022 12:26

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Archivos de programas