Viernes, 30 Septiembre 2022

Autoficción y descontento

Publicado el Lunes, 29 Agosto 2022 10:45 Escrito por Iván Ojeda

San Luis sufre la autoficción de un peronismo que no existe y el descontento que el odio pretende capitallizar. Pero ¿hay lugar para la esperanza? ¿Qué puede hacer el Pueblo de San Luis, si políticamente lo único que se le presenta son dos posturas antagónicas? Por un lado, un gobierno provincial que se dice peronista, votado por el Peronismo y sectores populares, y cuyo gobernador ahora dice que el Justicialismo Nacional y el Kirchnerismo no lo contienen a él personalmente, totalmente perdido y desorientado ante los sucesos nacionales que nos interpelan y que exigen definiciones, centrado en su propia visión y pensamiento, tal como actuó frente a cada gobierno nacional peronista.

Si el Peronismo no lo contiene, ¿cuál es su pensamiento entonces? Porque parece que en casi todo el País, el Peronismo, el Kirchnerismo y los Movimientos Nacionales y Populares además de los lndependientes, están tomando un protagonismo inusitado, unidos más allá de los desacuerdos, para defender a quien representa claramente a los intereses populares, siendo inadmisible aceptar que el pensamiento peronista y popular sea sólo del gobernador de San Luis.  Eso sería mucha soberbia.

Con toda la Coparticipación que recibe la Provincia, ¿Por qué son escasas las obras públicas en Mercedes –por ejemplo- a contramano de la propaganda y de las que se hacen en la Capital? ¿Por qué esos fondos tampoco se traducen en solución y atención a las necesidades prioritarias de salud, educación, trabajo genuino para los Planes Sociales, incentivos a la economía familiar, miniemprendimientos, establecimiento de industrias públicas, o encarar el déficit habitacional construyendo viviendas?  ¿Por qué no terminar con las tercerizaciones privadas de los servicios del Estado, que benefician a unos pocos en desmedro de una atención gratuita y de calidad a la población? ¿O terminar con los contratos estatales por monotributo en lugar de generar empleo estable con oportunidades para todos? ¿Cómo pretender que se hace Peronismo sin la Justicia Social que lo demuestre? No se trata sólo de posiciones políticas, se trata del bienestar de la población.

Por otro lado la oposición, enfrascada en una postura cada vez más conservadora, tal como lo demuestra el amplio arco de alianzas hecho más por reacción al oficialismo provincial que por proyectos de gobierno, entre el radicalismo formal –no el popular que adhiere gran parte de la población-, y el viejo conservadurismo ahora expresamente neoliberal que trata de resurgir con otros nombres, muestran la carencia de un concepto político o ideológico unitivo y movilizador, el que realmente necesita la provincia.

Esta oposición, en constante crecimiento, desordenado y progresivo, se abroquela y amplía aún más por los errores del oficialismo gobernante, alejado del Pueblo sin pensar en políticas integradoras. Una oposición que además, recurre a políticas oportunistas peligrosamente alineadas a sectores neoliberales porteños, que no necesariamente comparten la mayoría de nuestros comprovincianos. Todos han sufrido las consecuencias del neoliberalismo a ultranza del gobierno anterior, que también afectó a la provincia, y existe el miedo real –sobre todo en los sectores populares, públicos y jubilados- de que si en la provincia gana el neoliberalismo, serían los principales afectados. 

La oposición soslaya, en su discurso provincial, el odio descarnado que se difunde por los Medios hacia a los pensamientos políticos hegemónicos de los movimientos populares, tanto del Peronismo, del Kirchnerismo, o de los radicales K, estén o no, en el Frente de Todos, antagonismo que tanto el oficialismo provincial como la oposición local usan como excusa para sumar votos, pero que expresa en realidad un odio que olvida a la gente y le hace daño. Es un escarnecimiento que la población no comparte, pero que conduce con vértigo a cualquier política que implique una salida posible a la asfixia de participación a que nos ha sumido el oficialismo provincial, y también como voto castigo; a esta altura, difícil de revertir.

La población de San Luis, especialmente la clase media y crecientes sectores humildes, está inmovilizada. Sumida en una parálisis que no sabe si lo que nos dice este gobierno provincial es cierto y mejor, o será verdad y mejor lo que promete un ex gobernador que lidera la oposición. Lo cierto es que ninguno de ellos acompaña a los sucesos históricos que están ocurriendo en la Nación. Ambos siguen viendo a San Luis como otro país.

Sin embargo, las decisiones del pueblo de San Luis serán determinantes en las próximas elecciones. Ni el engaño ni el odio son la salida. Ni la ficción de un Peronismo que no existe, ni la ficción de una salida con el neoliberalismo. Puede tardar un tiempo recomponerse la Política en San Luis –no es imposible- porque es momento de definiciones, de separar la paja del trigo, para que con el respeto y reconocimiento de todos, aun pensando distinto y con tolerancia, sin importar las historias de cada uno, generemos el debate y la participación amplios, sin miedos, públicos y transparentes, que nos dará libertad; atreviéndonos con valentía a tomar las mejores decisiones, desmitificar la propaganda mentirosa, volver a las fuentes de lo que significa la Justicia Social. Es el único camino de esperanza concreta para construir un camino donde nadie debería quedar excluido ni olvidado.

En San Luis, la esperanza la construye el Pueblo y su sentimiento más caro; no los dirigentes.

 

Visto 245 veces Modificado por última vez en Lunes, 29 Agosto 2022 10:48

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.

Archivos de programas